Brotan nuevos excesos y delitos de orticistas
ABC TLAXCALA Principal


Brotan nuevos excesos y delitos de orticistas

Correo electrónico Imprimir PDF

Con comodato apócrifo, intentan usar 20 años la Casa del Artista; integraron contrato con la firma falsa del ex titular del ITC.

 


Según el organismo, “no existió” autorización del Consejo Directivo para que el inmueble quedara en resguardo de alguna persona física o moral; niega que Vázquez Galicia tuviera facultades para celebrar la concesión del bien.

Por José Luis Ramírez Romero: Mediante un comodato apócrifo, la ex titular de la Coordinación de Control de Gestión y Seguimiento del Despacho del Gobernador, Silvia Nava Nava, intenta usar por 20 años la Casa del Artista, inmueble propiedad del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura (ITC), localizado en el número 14 de la calle Lardizábal, en la capital del estado.

En su calidad de representante de la sociedad “HuytlaleTlax Libros, Arte y Cultura”, intentó hacer valer un contrato que presenta la firma falsa del ex titular del ITC, Alfredo Vázquez Galicia, para desalojar la propiedad, pese a que “no existió ni existe” autorización del Consejo Directivo del Instituto para que quedara en resguardo de ninguna persona física o moral.

De acuerdo con copias de documentos oficiales obtenidos por ABC Tlaxcala, a pocos días del cambio de gobierno, quien fuera colaboradora cercana del ex mandatario Héctor Ortiz pretendió usurpar este inmueble, por lo que representantes del ITC solicitaron al Ejecutivo estatal el envío de elementos de seguridad para resguardarlo.

El 19 de enero pasado, el director administrativo del organismo, Juan Pablo López Ramos, reportó que las chapas y los candados de la Casa del Artista fueron violados sin instrucción legal ni directiva, por lo que deslindó de cualquier responsabilidad a personal del Instituto.

Mediante oficio ITC/AF/005-11 enviado al gobernador Mariano González Zarur, el funcionario advirtió que en ese sitio “se encuentra invertido dinero federal, tanto en remodelación como en bienes muebles, por lo que el problema podría trascender a nivel federal”.

En este contexto, tras mencionar que el Consejo Directivo del ITC no avaló el comodato, observó que el ex director general carecía de facultad legal para otorgarlo, por lo que expresó su disposición a esperar instrucciones para restaurar las llaves y combinaciones de acceso a dicho inmueble a los encargados reales, tanto de Casa del Artista como de la escuela de grabado y estampa que alberga, llamada “Tebac”, actualmente, en manos de Adonaí Zempoalteca Tlapale y Enrique Pérez Martínez, en tal orden.

Seis días después, López Ramos se dirigió por escrito a Anabel Alvarado Varela, Secretaría Particular del Ejecutivo estatal, para reportar el intento de despojo por parte de Silvia Nava y solicitar el auxilio de oficiales, a fin de evitar que la ex funcionaria lograra cambiar las cerraduras del edificio y que cumpliera sus amenazas de desalojo.

En el documento, agrega que el comodato aludido por la representante de la Librería “HuytlaleTlax” es apócrifo, “ya que éste –contrato- posee la firma falsa del entonces director Alfredo Vázquez Galicia”, tal y como el ex titular del ITC lo había manifestado el 24 de enero al propio gobernador, mediante oficio.

Este último dato fue corroborado el 26 de enero en Apizaco por el notario número 01 de la demarcación del Distrito Judicial de Cuauhtemoc, Gonzalo Flores Montiel, quien en el acta 44438, del libro 528, manifiesta que “no le consta la autenticidad de las firmas asentadas” en el contrato, celebrado el 16 de noviembre de 2010.

Al respecto, una copia del comodato en poder de este diario, que consta de seis hojas útiles con un escudo nacional en el extremo superior izquierdo, muestra la firma de comodante de Alfredo Vázquez Galicia, en su calidad de Director General del ITC, y de comodatario de Juan Carlos García Muñoz, socio administrador de la sociedad “HuytlaleTlax” -y entonces Director de Notarias y del Registro Público de la Propiedad y el Comercio del Estado-, así como la de Heriberto Gómez Rivera, Consejero Jurídico del Poder Ejecutivo, como testigo de asistencia.

Asimismo, detalla que el 25 de octubre de 2010, en sesión extraordinaria, el Consejo Directivo del ITC autorizó al titular del organismo para celebrar el contrato de comodato respecto a la casa número 18, actualmente marcada con el número 14, de la calle Lardizábal, misma que fue otorgada por Ignacio García Fernández de Lara a favor del Instituto con fecha de escritura del 5 de septiembre de 1984, y de testimonio del 13 de noviembre del mismo año.

Lo anterior, con una vigencia de 20 años “forzosos”, a efecto de coadyuvar con la “comodataria” a proporcionar servicios “en materia de comercialización, promoción, fomento y difusión de los libros, fondos editoriales y productos identificados con la cultura, la educación y el arte en todas las formas y expresiones”.

Sin embargo, ABC Tlaxcala encontró que, en efecto, la firma de Vázquez Galicia asentada en el comodato no corresponde plenamente con la asentada, por ejemplo, en el “Acuerdo para la aportación de recursos 2010 al Fondo Regional para la Cultura y las Artes de la Zona Centro”, signado con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el 25 de enero de 2010, de ahí que los interesados podrían promover su nulidad y perseguir el delito de falsificación de documentos y firma.

Cabe recordar que el artículo 2120 del Código Civil para el Estado de Tlaxcala señala que el comodato es un contrato por el cual uno de los contratantes –comodante- concede gratuitamente el uso de un bien inmueble, o de un mueble, y el otro –comodatario- contrae la obligación de restituirlo individualmente.

Bajo esta tesitura, el comodatario adquiere el uso, pero no los frutos y accesiones del bien, del que no es poseedor civil, pero sí responsable de todo deterioro que este sufra por su culpa.