Ixtenco “Pueblo Otomí”


ABC TLAXCALA - LÍDER DE NOTICIAS EN EL ESTADO

ABC TLAXCALA Especiales Reportajes Ixtenco “Pueblo Otomí”


Ixtenco “Pueblo Otomí”

Correo electrónico Imprimir PDF
Valoración de los usuarios: / 9
PobreEl mejor 

“Nadie sabe hasta ahora su verdadero origen” señaló Agustín Ranchero, estudioso del origen Yumú

 

La variedad cultural con la que cuenta cada municipio enriquece al estado de Tlaxcala, son aquellas características inigualables que los hacen únicos, así lo describió el señor Agustín Ranchero quien es un estudioso del origen Yumú y promotor cultural, originario del Municipio de Ixtenco.

El señor Agustín se ha dedicado a preservar la cultura Otomí o Yumú, recopilando información de datos inexistentes en los registros oficiales y conservando reliquias que sustentan sus relatos.

Un dato importante proporcionado por este estudioso es el verdadero origen del pueblo de Ixtenco, “nadie sabe hasta ahora el verdadero origen del pueblo, lo único que sabemos es por medio de la tradición oral, ubicando a este municipio como uno de los primeros asentamientos, también tenemos una información que le dieron a Fray Toribio de Benavente; diciendo nuestro padre es el gigante Otomic que la vía láctea y nuestra madre Ilanquei que es la tierra”

El acervo  cultural de este pueblo, ha logrado subsistir por varios años por la lucha constante del resácate de personas como Don Agustín, quien al relatar hechos trascendentes de manera orgullosa señaló que este municipio es el único en el estado que habla Otomí.

Resaltó que el Doctor Jorge Jiménez Cantú que fue gobernador del estado de México le dedicó a la nación otomí un canto  poético “otomí de tus luces las primeras en el horizonte”, Ixtenco guarda la memoria en un vaso ceremonial donde aparece el símbolo sagrado

El lenguaje es una característica peculiar de este municipio al ser considerado el único en el estado que lo posee, a la fecha sólo 736 habitantes lo practican, “Las lenguas otomíes forman parte de la oto-pame de la familia lingüística otomangueana; también llamadas lenguas otomangues, que es una de las más antiguas y diversas”

Cabe destacar que de las más de cien lenguas otomangueanas que sobreviven en la actualidad, las lenguas otomíes tienen su pariente más cercano en el idioma mazahua, también hablado en el noroeste y el poniente del Estado de México.

“Las nuevas generaciones ya no valoran todo lo rico que es la historia de nuestro pueblo, ya no se interesan por nuestro lenguaje, ni por nuestras tradiciones, ojala y tomaran en cuenta todo lo que pasaron nuestros antepasados y se interesaran por el rescate de nuestras costumbres”

El idioma se perdió por la discriminación racial, “los que hablábamos el Yumú, se burlaban de nosotros, entonces nuestros padres nos mandaban a la escuela para dejar de hablar el idioma y por ello ya no le interesa a la juventud”

Detalló que se le ha exigido al Gobierno Federal el rescate de los idiomas, sin embargo hasta el momento no se ha logrado, “se ha dado el movimiento indígena, se ha reclamado el que se debe preservar las lenguas étnicas para su identidad cultural”, añadió que como profesor ha luchado desde el año 1970 para que se realizara una escuela bilingüe, proyecto que no se concretó.

“Los niños por lo nos deben saber el saludo pero no lo hacen y fue hasta el año pasado por parte del centro cultural que una mujer se interesó por el idioma, acudimos a una escuela particular y si resultó”

Destacó que no se le debe llamar dialecto y es idioma “porque es propio no tiene ninguna otra mezcla” algunas frases don Agustín las puntualizó, ¡BUENOS DIAS!  (¡HJATZI YA KU!), HASTA MAÑANA (TÁRI SHUDI), ¡BUENOS DIAS!  (¡HJATZI YA KU!)  “a pesar de la invasión europeo seguimos y seguiremos conservando nuestro idioma”

Finalmente, Don Agustín, aseguró que algunas costumbres prevalecen en Ixtenco pero siguen siendo ancestrales, “encubiertas en la religión católica, como la mayordomías, la bendición de las semillas antes de sembrar y los festejos de los barrios, dos de ellos preservan las costumbres perfectamente al hacer sus novenarios, ponen alfombras naturales, dan comida a todos los del pueblo”